18 de junio de 2016

INFO PAU 2016 - Lengua Castellana II


Buenos días hijos/as:
A mí me gusta hacer un estudio de las notas PAU de Castellano para sacar una serie de conclusiones que me vienen muy bien para mi labor docente. He de decir que estoy más que satisfecho por diversos motivos: De 68 alumnos, sólo 7 han bajado ligeramente del 5 (creo que deberían RECLAMAR una vez) asimismo la nota media en caste es bastante alta, pues la media del año pasado de todos los institutos en la Comunidad Valenciana fue 4,7 y nosotros tenemos un 6,6 (eso supone muchísimo). Además, estoy contento porque para muchos de vosotros la nota de castellano ha sido la más alta de las PAU. A destacar los 17 que tienen más de un 8. Y mis campeones: Ginés (B2A) y Crespo (B2C) que tienen un 9,7 y 9,3 respectivamente ¡INCREÍBLE! Comparando las notas, también estoy satisfecho pues se parecen bastante a mi nota Final. Sólo voy a reseñar unos casos que me han llamado la atención porque se van más de punto y medio y creo que esas personas deberían RECLAMAR, por lo menos una vez (que ya sabéis que no bajan las notas, sólo se limitan a sumar otra vez las calificaciones y creedme si os digo que se equivocan bastante), los reseñados son:

            B2A: Ismael, Nacho, Gemma y Sara
            B2B: Inés, Nacho, Elisa, Bruno y Marta
            B2C: Ana Mª, Sergio, Carla, Silvia, Lorena y Jennifer

Sin más, deciros que nunca os olvidaré, entre otras cosas porque sois los últimos "paueros" y que ESTOY MUY MUY MUY ORGULLOSO DE TODOS Y CADA UNO DE VOSOTROS. Un abrazo y feliz verano a todos, descansad.

18 de mayo de 2016

Carta de despedida a mis alumnos de 2º de Bachillerato 2016


Había una vez un arbolito feliz. Entre sus ramas había pichones traviesos que jugaban y piaban todo el día. El árbol conocía muy bien a todos y los quería, los quería tanto... Cuando hacía frío los pichones se acurrucaban entre sus hojas y si el sol acompañaba, el árbol, moviendo sus ramas, les hacía dar saltitos invitándolos a jugar. Pero un día, entre saltito y saltito, los pichones subieron la rama más alta del árbol y vieron un azul hermoso y un bosque lleno de otros árboles que no conocían. Se dieron cuenta entonces de que sus alitas habían crecido lo suficiente como para intentar volar. Un aleteo... y otro más... y por fin el cielo no pareció tan lejano. Uno a uno, los pichones se fueron volando. El árbol los miró partir con orgullo, porque entre sus ramas los había cuidado durante mucho tiempo. Él sabía que en una tarde de lluvia los volvería a ver acurrucándose entre sus ramas, los recordaría siempre a todos y a cada uno de ellos.

Gracias pichones míos por haberme aguantado estos años y gracias por haber sabido perdonar los gritos y las regañinas que os he dado, siempre por vuestro bien. Espero que hayáis aprendido algo y que sepáis utilizarlo para llegar a ser pajarracos íntegros con capacidad para discernir la verdad de la mentira, lo subjetivo de lo objetivo, lo bueno de lo malo. Ojalá os haya sabido transmitir mi amor por la lengua, por la ortografía, por la literatura... ojalá haya sabido enseñaros a cuestionarlo todo en una época en que la manera cómo se dicen las cosas es más importante que las propias cosas. Los años pasan, yo cada vez soy más sabio, gracias a vuestras enseñanzas, también soy cada vez más viejo, pero por mi tronco carcomido por el viento aún queda esa ilusión por enseñar, la misma que me hizo, hace mucho tiempo, dejar otro colegio para enseñar en este en el que estoy y al que amo con todas mis fuerzas y me enfado al pensar en lo que los mandamases pueden hacer aquí sin haber pisado sus aulas y haber atendido a alumnos como vosotros. Gracias hijos por todo. Ojalá la vida os dé la mitad de cosas que me habéis dado vosotros a mí. Ojalá dentro de muchos años podáis volar hacia las ramas de este árbol que anilla año tras año y que espera ser eterno en vuestro corazoncito emplumado. Siempre vuestro... Juanjo.


16 de mayo de 2016

2ª parte SOLUCIONARIO texto "Policías"

COHESIÓN LÉXICO-SEMÁNTICA
   La cohesión es una propiedad de todo texto bien construido en el que cada enunciado se relaciona con los demás mediante procedimientos léxico-semánticos y gramaticales. Este hecho permite su correcta interpretación y, al mismo tiempo, al señalar el tipo de relación entre ese enunciado con los demás, otorga unidad a todo el texto. 
   Así, centrándonos en el nivel léxico, con el fin de insistir en los mismos referentes aparece la repetición léxica de palabras clave haciendo referencia a la esfera de la realidad a la que estos aluden, como ejemplos, basten: “policía/s” repetido 4 veces; “fuerzas”, “bomberos” repetido 3 veces; “ciudadano/s”, “instituciones”, “guardia/s civil/es”, “públicas”, “justicia” repetido 2 veces; asimismo, la recurrencia también se manifiesta por derivación, como: “indefensión-defenderse”…
   La autora pretende subrayar, como ya hemos comentado, las ideas importantes, pero a la vez dotar al mensaje de variedad y riqueza, así, en el nivel semántico, que marca las relaciones de significado entre las palabras, encontramos sinónimos, que son palabras distintas con significados similares; unos son parciales: “miedo-canguelo-terror-pánicos”, “excesos-abuso”; otros referenciales (en el contexto en que aparecen hacen referencia a un mismo referente): “Fuerzas Armadas-militares”, “policías-municipal-agentes”. No encontramos  antónimos que refuerzan las relaciones semánticas por contraste sin embargo, otros elementos del nivel semántico que refuerzan la cohesión es el hiperónimo: “fuerzas públicas” y sus correspondientes hipónimos: “policías, guardias, bomberos, agentes, guardias civiles, militares”, o el hiperónimo “Instituciones” cuyos hipónimos son “Guardia Civil, Policía, Fuerzas Armadas”. El campo conceptual del “orden social” viene determinado por el uso de palabras que se refieren a conceptos implicados entre sí, basten los ejemplos: “fuerzas, policías, guardias civiles, fuerzas armadas, consuelo, cívica, justicia, derechos, defenderse, instituciones, confianza, viabilidad, municipal, agentes, etc.”.  No existen recursos retóricos destacables como sustitutivos léxicos con significados sugeridos.
   Por todo ello, podemos concluir que estamos ante un texto bastante cohesionado gracias a los mecanismos que acabamos de justificar.
COHESIÓN GRAMÁTICO-SINTÁCTICA
   La cohesión es una propiedad de todo texto bien construido en el que cada enunciado se relaciona con los demás mediante procedimientos léxico-semánticos, gramaticales y sintácticos. Este hecho permite su correcta interpretación y, al mismo tiempo, al señalar el tipo de relación entre ese enunciado con los demás, otorga unidad a todo el texto.
   La cohesión gramático-sintáctica la conforman los mecanismos de recurrencias gramaticales y de sustituciones deícticas, esto es, los mecanismos de referencia interna y externa, que, mediante la foricidad (elementos señaladores), "señalan" a otras partes del discurso o del contexto comunicativo además de los nexos, conectores y marcadores discursivos, que enlazan las oraciones unas con otras, mostrando  las relaciones lógicas entre las partes del discurso.
   Los mecanismos de referencia interna o endofórica remiten a partes del discurso ya nombradas (anáfora) o por nombrar (catáfora); de este modo se evitan repeticiones innecesarias y se refuerza la continuidad discursiva. Encontramos numerosas anáforas basten los ejemplos a través de los pronombres relativos: "que" que en la l.  2 hace referencia a “indefensión”; en la l. 4 a “pánicos”, en la l. 13 a “Eduardo Justa” y en la l. 17 a “agentes”; también a través del demostrativo: "esos" (l. 7) que remite a los números del estudio del CIS y en la l. 12, por dos veces, hace referencia a las fuerzas públicas, “esas” (l. 9) que remite también a las tres fuerzas del orden dichas anteriormente; el adjetivo posesivo “sus” de la l. 8 que remite a “ciudadanos” y “su” que remite, en la l. 18 a “agentes” y en la l. 19 a “policías” y a través del pronombre personal “ellos” que remite a “agentes”, cabe justificar en este apartado el participio “queridos” (l. 16) que remite a “Bomberos” como referencia anafórica. También son significativas las elipsis para evitar repeticiones y para remitir a elementos que, por conocidos, puesto que han salido anteriormente, no se nombran, basten los ejemplos: verbal: “Qué miedo nos daban los policías, qué canguelo [daban] los guardias civiles y qué terror [daban] los militares" (l. 3); y nominal: “Porque gente chula y [gente] proclive al abuso hay…” (l. 20).
   Por su parte, la deixis externa remite a los elementos de la comunicación presentes en el texto. En cuando a la deixis temporal, cabe justificar el adverbio “hoy” en las línea 12, “ya” l. 12, 15 y “siempre” en la l. 15. La deixis espacial es inexistente, aunque hay referencias explícitas al espacio “España, La Rioja, Madrid” que, sin ser deícticas, localizan el texto en diferentes contextos espaciales.
   En el mismo sentido incide el eje temporal, aparece el presente, puesto que se trata de un tema de actualidad y marca cercanía del receptor "siento, pienso, hace, son, implican, hay"…, combinado con el pasado, mucho más abundante que sirve para mostrar los antecedentes del presente: "viví, sentía, daban, reveló, hayamos, han sido…". El eje temporal se muestra coherente: el presente indica la situación actual y el pasado sirve para contextualizar y justificar la propia realidad.
   Este texto no presenta variedad de conectores. Destacan los conectores de adición, la conjunción "y" (l. 3,  6, 7, 8, 16, 20…), “también” (l. 14), “de la misma manera” (l. 19) que se utiliza a menudo, que, además de ser una marca de estilo, refuerza la idea de acumulación de hechos y ejemplos en los que se fundamenta parte de la argumentación del texto. Los nexos que estructuran las ideas, por ejemplo, de oposición: "pero" (l. 4), este nexo marcan restricción de significado entre los diversos enunciados. Los nexos y conectores causales: "Porque" (l. 7, 20), que sirven para explicar la causa de lo que se ha dicho anteriormente. Los finalespara que” (l. 9, 14) que sirven para mostrar propósitos o intenciones; los de dudaQuizá” (l. 10) que expresa incertidumbre, los de ejemplificaciónpor ejemplo” (l. 13), “como” (l. 20) que sirven para ilustrar a través del ejemplo lo dicho anteriormente y los concesivosaunque” (l. 15) para mostrar una concesión a lo dicho anteriormente.
(Es probable que existan algunas marcas más que se me hayan pasado o que sean susceptibles de ulteriores explicaciones y aclaraciones)

9 de mayo de 2016

Estudio "La casa de los espíritus" - Isabel Allende

Aquí tienes todo lo que hay que saber sobre "La casa de los espíritus" para hacer un buen ejercicio en las PAU. Así qué... ánimo. Posibles preguntas P.A.U. Aquí tienes un buen estudio esquemático

  • Rasgos temáticos y formales de la nueva narrativa hispanoamericana y su reflejo en La casa de los espíritus
  • Análisis de los protagonistas de La casa de los espíritus
  • Aspectos políticos y sociales reflejados en La casa de los espíritus
  • El ‘realismo mágico’ y La casa de los espíritus